Noticias

Ya pueden solicitar Ya no sé qué hacer; lo nuevo de GAVIOTA en emisoras nacionales.

Escucha mi música

There seems to be an error with the player !

Redes Sociales

Les espero en

 

 

 

   

 

 http://www.facebook.com/

carlosguzmancostarica

 

 

Sígame por

 

 

cguzmancr

 

 

 



Designed by:

Recordando mi Puerto PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Escrito por Carlos Guzmán   

Recordando mi puerto


Carlos Guzmán
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Grupo Gaviota

Inadvertida por casi todos los costarricenses aconteció la muerte del compositor Orlando Zeledón Castro el pasado 7 de setiembre; no obstante, su bella canción Recordando mi puerto queda para siempre entre las joyas del repertorio tico. Un exquisito bolero inspirado en los paseos a Puntarenas que tantodisfrutaron nuestros padres y abuelos, allá por 1945.

Según el propio autor, a quien tuve el honor de conocer, el verano en Puntarenas era una sana mezcla de sol, romance y música. Todo removía la nostalgia; el viaje en tren, los bailes con orquestas acústicas en Los Baños, los bellos atardeceres y "...esas noches plateadas, de luna bañadas" que tantos recuerdos dejaron en los turistas meseteños, quienes añoraban regresar el verano siguiente a esconder sus penas en la Perla del Pacífico.

Según don Eladio Jara, quien ha recopilado importantes datos biográficos de nuestros autores, Óscar Fernández, acompañado por la orquesta de Gilberto Murillo, cantó Recordando mi puerto por primera vez en El Sesteo y, desde ese momento, el precioso bolero quedó impregnado en el corazón de los ticos.

Sin embargo, da pena que Orlando Zeledón nunca tuvo el mismo reconocimiento nacional. Aunque la asociación de compositores ACAM distribuyó un comunicado de prensa, muy pocos se enteraron de su partida. Costa Rica entera debió estar allí para despedirle y honrar a sus familiares dolientes.

Espero que su bella canción sea valorada por las nuevas generaciones, que muchos la canten y la bailen, que se graben las versiones posibles y no haya que esperar "hasta el otro verano" para que se dé a Orlando Zeledón el lugar que merece en la historia musical del país.

 

La Nación, Viernes 23 de septiembre, 2005

 

Quién está conectado

Tenemos 13 invitados conectado